se caracteriza por el enrojecimiento o erupción de bacterias en la parte afectada. Estos cambios en la piel se notan rápidamente, y se debe a procesos inflamatorios e inmunes que se crean por la acumulación de células. 

PIELES INFLAMADAS