Buscar
  • SkinPharma

El truco para que tus hijos se protejan del sol (sin que tengas que ir tú detrás)



Los días de playa ya están aquí, y si tienes pequeños en casa sabes que siempre, siempre, les pueden las ganas de meterse en el agua, de hacer castillos de arena y de dar volteretas por la playa. Y, lógicamente, en lo último que piensan es en la protección solar. Por eso cada verano se repite la misma estampa: niños corriendo hacia el agua y madres y padres detrás con el fotoprotector en mano intentando pillarlos como pueden. ¿Te gustaría evitarlo (dentro de lo posible) este año? Te contamos algunos de nuestros trucos favoritos para que la piel de tus pequeños esté lo más protegida posible.


¿Por qué es tan importante proteger la piel de los niños?

Antes de hablar de cómo, queremos recordarte la importancia de proteger la piel de los más pequeños. Utilizando una fotoprotección adecuada de manera regular, además de evitar las molestias inmediatas (más o menos graves) asociadas a la quemadura solar (hinchazón, eritema, deshidratación o hasta golpes de calor), evitarás consecuencias mucho más graves. ¿Sabías que con solo 5 quemaduras solares graves antes de los 20 años tu riesgo de padecer un melanoma aumenta en un 80%?

Está demostrado que reducir la exposición a los rayos solares durante la infancia podría disminuir de manera muy significativa la incidencia del cáncer de piel en niños y adultos.

Es por eso que es tan importante educar a nuestros hijos en unos buenos hábitos de protección solar. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo…


Con solo 5 quemaduras solares antes de los 20 años, el riesgo de padecer un melanoma aumenta un 80%,

Aprenden por imitación

Como sabes, los niños repiten lo que ven en casa (tanto lo bueno como lo que no lo es tanto). Si tus hijos ven como te aplicas protección solar, ellos harán lo mismo. Es una buena idea que les hagas partícipes del “momento crema solar”: deja que ellos mismos se la pongan (aunque vayas tú detrás asegurándote de que se han aplicado suficiente).

Si la tentación de salir corriendo hacia el mar es demasiado grande, protégelos antes de salir de casa – idealmente, 15-30 minutos antes de la exposición solar. ¡Será mucho más fácil para todos! Ah, y recuerda: repetir la aplicación de la protección solar es muy importante para asegurar que su piel está protegida correctamente. Cada dos horas como máximo, o cada vez que salgan del agua, ¡vuelta a empezar!


Aprovecha la sillita del coche

Si has intentado alguna vez aplicar protector solar a los niños más pequeños, ya sabes lo escurridizos que son. Aprovecha los momentos en los que no se pueden mover (demasiado) para fotoprotegerlos: al ponerlos en la sillita del coche, en el carrito… ¡Será mucho más rápido!


Deja que sean ellos los que la pongan a ti

Una buena manera de que aprendan a ponerse protección solar es hacerlo por turnos. Tú se la aplicas primero, y ellos que te la pongan a ti. A ellos les parecerá divertidísimo, y puedes aprovechar para enseñarles la importancia de no olvidar ninguna zona expuesta al sol.


Conviértelo en un juego

Que los buenos hábitos parezcan un juego siempre es una buena opción. Si lo ven como un momento divertido, les apetecerá más ponerse protección solar. Aquí puedes hacer lo que funcione mejor con tus pequeños: ¿les encanta bailar? Ponles su canción favorita y que tengan que aplicarse la crema antes de que termine. ¿Les gustan las adivinanzas? Dibújales formas o palabras con la crema en la espalda y que adivinen qué has escrito. ¡Hasta puedes convertirlo en una competición!



Elige una protección solar creada con los más pequeños en mente

Encontrar una protección solar para niños no es tan fácil como parece. Hay varios factores que debes contemplar antes de escoger la mejor protección solar para niños:




  1. Escoge un SPF alto o muy alto (idealmente 50 o 50+), que proteja su piel contra la radiación UVA y UVB. La piel de los niños tiene menor capacidad de defensa frente a las quemaduras y por eso una protección alta es imprescindible.

  2. Fórmulas resistentes a la fricción: los niños suelen moverse e interactuar con el entorno, tanto en el agua como fuera de ella. Por este motivo, una protección que aguante tras sus aventuras será clave para cuidarles.

  3. Y resistentes al agua: busca el sello “water resistant” o “very water resistant” en el fotoprotector para niños que elijas. Muchas veces los pequeños de la casa pasan más tiempo dentro que fuera del agua, así que no debemos olvidar este punto clave.

Además de estas tres claves, hay otros factores que pueden ayudar a que tus pequeños aprendan a protegerse del sol ellos mismos. Por ejemplo, el formato de la protección solar que utilicen, en spray o ingredientes que mimen su delicada piel, como el extracto de siempreviva, una planta con propiedades antioxidantes y calmantes que refuerza la función barrera de la piel.

Finalmente, recuerda: los bebés menores de un año no deben exponerse directamente a la luz solar ya que son más susceptibles a las quemaduras solares y su capacidad de evitar un golpe de calor es menor.

Ahora que sabes cómo hacer que los pequeños de la casa se protejan, es el momento de elegir la mejor protección solar para niños.


56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo