top of page
Buscar
  • Foto del escritorSkinPharma

Fotoprotectores con color, el beauty hack más natural para conseguir un efecto buena cara


Atrás quedaron los días en los que el exceso era parte de nuestra rutina facial. Ahora, buscamos un rostro natural, ligero. La tendencia más minimalista arrasa pero, sin dejar de lado la protección, el cuidado y la hidratación de tu piel (aunque de una manera más sencilla).

Y es que el skinimalismo ha llegado para quedarse, convirtiéndose en la mejor solución para iluminar el rostro naturalmente con cada aplicación. Si eres de las que busca un efecto buena cara sin maquillaje, la solución está en dejarse llevar por un producto estrella que además de ser efectivo te aportará ese aspecto natural que tanto buscas. Sí, los fotoprotectores con color son el aliado perfecto para ir protegida, hidratada y lucir natura


Beneficios de los protectores con color

Además de potenciar tu belleza natural sin mucho trabajo, lo que realmente hará que te enamores de los fotoprotectores con color son todos sus beneficios:

Protegen de la radiación solar

Olvídate del mito: los fotoprotectores con color sí protegen eficazmente. Con la misma fiabilidad que los tradicionales, los protectores con color evitan que los rayos UVA/UVB dañen tu piel facial gracias a su avanzada formulación. Ahora, ya puedes seguir la regla de oro de los dermatólogos y proteger tu piel todos los días del año.


Aportan un tono de piel más uniforme y difumina imperfecciones

Ideal como base de maquillaje, los fotoprotectores con color disimulan imperfecciones, unifican el tono y cubren el rostro con un efecto minimal. Una textura ultraligera de acabado sedoso que fija una base perfecta para potenciar un efecto maquillaje nude.

Rutina efectiva y rápida

El tiempo es oro. Por eso, si podemos unir el efecto buena cara con la alta protección en un mismo producto, este nos conquistará. El 2 en 1 de los fotoprotectores con color ha llegado para mejorar y acelerar tu rutina de belleza diaria.

¿Cómo elijo el fotoprotector perfecto para mí?

Aquí te traemos algunos consejos para que tomes la decisión correcta. Esto es en lo que sí o sí tienes que fijarte antes de decidirte por el definitivo.

  • Textura: un fotoprotector con color es perfecto para el día a día cuando su textura lo acompaña. El tacto ligero o ultraligero es el más adecuado, ya que su aplicación será más sencilla y uniforme, además de conseguir que la absorción sea rápida y eficaz. Busca siempre la frescura y la protección en este tipo de productos.

  • Tono: los fotoprotectores con color suelen tener una gama de tonalidades (de la más clara a la más oscura) para que puedas encontrar el tono que mejor vaya con tu fototipo de piel. Para no fallar, te proponemos extender una pequeña dosis en el dorso de la mano. Si ves que el tono se iguala en la aplicación, entonces es que has encontrado el adecuado.

  • Duración: al igual que los protectores solares tradicionales, los fotoprotectores con color deben tener una aplicación recurrente. En general, estos deben reaplicarse cada 2 horas aproximadamente, un timing perfecto tanto para tu piel como para tu agenda.

Nuestro favorito: Fusion Water Color



El fotoprotector facial con color de alta protección Fusion Water Color está pensado para un uso diario. Además de cuidar la piel protegiéndola eficazmente de la radiación UVA/UVB, este fotoprotector con color unifica tu tono natural con una cobertura ligera y fresca que te ayudará a conseguir el efecto buena cara. Y más ahora, ya que la gama se amplía con dos nuevos tonos: Light y Bronze que se adaptan a tu piel gracias a su fórmula inteligente y mejorada.

Hidrata, disimula imperfecciones y gracias a su oil control es apto, también, para pieles grasas. ¡Protege tu belleza natural todo el año!

186 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page